miércoles, enero 6

Mauricio Riquelme: Me voy al mundo

“Soy un cicloviajero escalador” responde Mauricio con soltura cuando le preguntamos sobre cómo se ganaba la vida. Estamos en Bellavista después de la cicletada del primer martes, tratando de seguir con la entrevista en medio del ambiente bullicioso de los chicos de Furiosos y Retropedal. Un día el Mauro decidió hacer lo que pocos se atreven: dejar todo tirado y no volver más. Por ello planeó una travesía llamada Viaje al mundo en bici, con la idea de recorrer todos los confines del planeta, integrando de forma importante a la naturaleza en el recorrido. ¿Cuánto tiempo le puede tomar este desafío? “Dispongo de lo que tenga de vida y lo que me de la salud para poder hacer esta ruta de vida. La idea es hacer un despojo de lo que es vivir en sociedad” nos cuenta.



Por Equipo RC. Fotos: Mario Amigo

¿En qué consiste el proyecto? ¿Por dónde te vas a desplazar?

Consiste en dar la vuelta al mundo en bicicleta. La idea es recorrer durante un año todo Chile y luego de eso lanzarse al mundo, después de haber experimentado en el país, después de haber recopilado datos de rutas, de gente, armar una bitácora, ganar experiencia, y después de eso salir a difundirlo al mundo. Detrás de esto hay dos grandes motivaciones. Una es promover la bicicleta como medio de transporte, y la otra es promover el uso de energías alternativas.

¿Desde dónde partes?

El día jueves 07 de enero, a las 20:00 hrs, desde Plaza Italia. He hecho una convocatoria a todos los ciclistas, a los amigos, a los grupos de ciclismo urbano de Santiago, algunos de regiones también. Están todos invitados a acompañarme en la despedida, en la partida oficial de lo que es el proyecto Viaje al mundo en bicicleta, que en algunos medios de prensa se ha catalogado como el primer chileno en recorrer el mundo en bicicleta.

¿Pero tú partes desde aquí en Santiago y después te vas para el sur? ¿Cómo va a ser el itinerario?

Me voy directamente a Valparaíso. La ruta sufrió modificaciones debido al robo de mi bicicleta y a la falta de cierto equipamiento que está considerado dentro de mi viaje. Por eso se modificó y Valparaíso se convertirá en el centro de operaciones del proyecto. Desde ahí iré haciendo expediciones. En Valdivia me espera una por la selva valdiviana, en bicicleta y en kayak. Tengo otra expedición y una invitación a un festival de teatro a fines de enero en Punta Arenas. Tengo otra invitación a Mendoza, a recorrer un par de viñas y ahora estoy viendo la posibilidad de embarcarme a Isla de Pascua y hacer una ruta allá antes de partir.

¿Estos desplazamientos de ciudad en ciudad los vas a hacer directamente en bici?

La idea es usar la bicicleta siempre para demostrarle a la gente que sirve como medio de transporte, que es efectivo, es limpio y es sano, tanto para la naturaleza como para el cuerpo mismo.

¿Con que equipamiento cuentas?

Tengo una Trek 3900 con un carro de arrastre equipada con una placa fotovoltaica con convertidor y una batería de almacenamiento que genera electricidad a 220 v. Con ella puedo cargar las cámaras de fotos, las pilas, el computador y voy a poder transmitir partes de la travesía en vivo. Esto funciona en base a energía solar.

¿Con qué recursos cuentas para emprender la marcha?

Cuento con la gente que me está colaborando, con el apoyo de mi vieja, de mi familia, pues todos han puesto de luca en luca. Me han hecho un fondo y todavía me quedan ahí algunos ahorros de cuando trabajaba en oficina.

¿Y de la empresa privada nada?

Por ahora en lucas no, pero sí en materiales y formas de difusión. Por ejemplo Simpleweb, una empresa que fabrica páginas, me ofrecieron de regalo un sitio web en el cual espero poder agregar todas las imágenes, las bitácoras, tener foro, tener un espacio para que todos los cicloviajeros que andan, que tienen sus blogs, que tienen sus páginas, agruparlos en una especia de plaza. La idea es que la gente llegue hasta mi página y desde allí puedes saber quién anda en qué tramos de ruta, si te quedas en pana y andas viajando puedes poner una alerta de que necesitas forros o necesitas un piñón. La idea es ir ayudándose en el camino.



EN LA RUTA

¿Cuánto es el tiempo estimado para la travesía por Chile?

Para Chile he designado un tiempo de un año de ruta. Luego de ese año, a partir del 7 de enero de 2011, estaría partiendo hacia el norte cruzando Perú, Lima, Bolivia, Ecuador. Luego Centroamérica Panamá, luego Cuba, México, EE.UU., Canadá y luego Alaska. Luego trabajar en un barco y cruzar hacia Europa, después África, Oriente, Medio Oriente, luego Asia.

No es como en La Vuelta al Mundo en 80 días, una especie de línea recta por el mundo.

No, claro. Esto es la vida. Tengo 27 años actualmente y dispongo de lo que tenga de vida y lo que me de la salud para poder hacer esta ruta de vida, como un estilo de vida. O sea, mi estilo de vida fue elegir las dos ruedas para poder desplazarme, para poder viajar, para poder crecer, conocer, tener un estado de meditación y un encuentro conmigo mismo también. Hacer un voto de despojo, a pesar de que llevo tecnología, llevo recursos. La idea es hacer un despojo de lo que es vivir en sociedad. Con los mínimos recursos poder sobrevivir. En el fondo, lo que necesito para poder avanzar un par de kilómetros es un plato de porotos.

¿Qué tipo de registro piensas realizar en el viaje?

El registro va a ser audiovisual, con bitácora incluida. Va a ser con indicaciones de las coordenadas vía GPS. Todo eso va a estar en la página www.mevoyalmundo.cl . Esa va ser mi ventana de comunicación con todos los amigos, con el mundo. A través de mi sitio voy a ir informando del proceso de la ruta, en qué me encuentro. Si tengo alguna emergencia también va a salir en la página, la idea es que sea lo más rápido posible a través de una conexión satelital a Internet que estoy consiguiendo para este viaje



"ES SENTIRME VIVO"

¿Qué te motivó para embarcarte en este proyecto?

Hacer algo útil y de verdad en la vida. No estar sentado en un computador, ganando plata. En el fondo ahí no haces ninguna cosa. Es sentirme vivo. A los 14 años fue la primera vez que salí de viaje sin mi familia y descubrí un mundo anteriormente inexplorado para mi. De ahí me lancé. De los 14 a los 27 ya son hartos años recorriendo naturaleza, preparándome, haciendo expediciones. Mi papá me traspasó información desde chico, un poco como comando. Me enseñó cómo moverme en la nieve, en el mar, en el bosque…

¿Cómo va a ser la convivencia con la naturaleza durante el viaje?

Lo más armónica posible. Esa es la consigna y la invitación a todos los que sale de excursión en algún momento: disfrutar de la naturaleza y no destruirla. Tener cuidado. Ahora, entre Santiago y la V Región hemos tenido incendios forestales enormes. Eso sólo es por descuido de gente. Una lata de cerveza, un envase de vidrio, puede transformarse en un foco de iniciación de fuego. Por eso hay que tener cuidado cuando uno anda metido en la naturaleza. Disfrutarla, pero tratar de dejar la menor huella posible

¿Cómo partió tu relación con la bicicleta?

Desde muy chico. Todos mis hermanos tenían bicicletas y la mía tenía rueditas al lado, así que era lenta. Entonces le pedí la bicicleta a una tía mía y mis hermanos andaban en ella. Ahí yo corría a un costado y después me metía por un lado e iba pedaleando. Era una pistera, así que desde chico mi relación con la bicicleta ha sido “homogénea”.

¿Cómo ha sido tu experiencia como ciclista urbano en Santiago?

A morir, ciclista urbano a morir. O sea, tienes que andar compitiendo con los autos, súper despierto cuando vas por la calle. Las ciclovías son un asco, están llenas de vidrios, no hay ningún servicio municipal que se dedique a limpiarlas. Pero igual es entretenido moverse en bicicleta, es rápido. En una micro, de Maipú a Las Condes, te demoras una hora o hasta dos horas de repente e incluso más, cuando en bicicleta lo puedes hacer en 35 minutos o 20 si lo haces rápido. Así que es un placer andar en bicicleta.

Tu mencionabas que anteriormente tenías el típico trabajo promedio en una oficina. Es desde ahí donde surge esa necesidad de escapar ¿no?

A los 14 años yo descubrí la libertad de viajar solo. Luego, cuando grande, conseguí un trabajo en una oficina y llegué a ser jefe de ventas de una inmobiliaria donde me tenían esclavizado trabajando de lunes a lunes, 25 horas al día. Desde ahí que yo dije “esto no es lo que quiero. Lo que yo quiero es viajar, estar en contacto la naturaleza, conocer gente". Quiero puro partir ¡ya!

8 comentarios:

Renato dijo...

El hueón bacan. Solo eso.

Quiltro dijo...

Suerte a compare mauro espramos que todo resulte bien!!

isita dijo...

exito amigo aprende mucho de esta experiencia.
ojala te hayan llegado las camaras que te mande.

isa

Mario Amigo Vargas dijo...

Notable!!!
mucho exito!!!

Mario

Anónimo dijo...

Grande Lokoo too mi apoyoo!!!!

grande lso ciclistas LokO !

Anónimo dijo...

gracias muchachos por todo el apoyo recibido y apenas tenga el citio listo se los cuento, para que opinen y compartan las aventuras de este maravilloso viaje.........un gran abrazo desde concon v region Chile.

Cicloviajeroescalador...

Anónimo dijo...

ánimo Mauricio, el cicloviajero escalador... cuando pases por el centro de México nos llamas... acá te recibimos
somos un gpo de ciclistas urbanos (aguascalientes)
gerardo tenorio
organicamente@hotmail.com

Defamas dijo...

y qué fue de él? en qué parte del mundo está? logró la hazaña¿?

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...