jueves, septiembre 9

Nos mintieron

Nos dijeron que era necesario para que el mundo funcionara tal como lo conocemos. Para que los autos funcionaran, para que las empresas y las centrales también lo hicieran. Luego nos alarmaron con que algún día se acabaría. Pronto vinieron las crisis. La multinacionales y el nuevo orden mundial se pelearon por conquistar territorios ricos en recursos subterráneos. Inventaron guerras innecesarias y salvajes. Catapultaron a la fama a los tiranos de turno como chivos expiatorios, todo procesado para que pudiéramos verlo desde la comodidad de nuestra casa. Hubo gente que buscó otras salidas. Alternativas vegetales, electricas. Energías en las que se viene trabajando hace treinta años y todavía son caras y poco masivas. La hegemonía nos dio a entender que estas soluciones sólo vendrían a ser importantes en el futuro. En ese futuro de autos voladores y carreteras aéreas.

Mientras, nuestras ciudades recibieron el impacto de su abuso. La contaminación hizo estragos, matando a mucha gente por complicaciones pulmonares. La dependencia a la que sujetaron a la gente hizo que muchos vieran en el automóvil la principal forma de movilidad moderna. Al mismo tiempo, tomando como excusa las guerras, las crisis y la escasez anteriormente creadas, los precios de los suministros subieron, lo que infló toda una cadena de costo bajo el concepto transporte.

Lo que de verdad querían era que pensáramos que todo esto era una verdad irrefutable. Que no había más salida. Primero por la dependencia que habíamos desarrollado. Segundo, y quizás lo más importante, era porque el petróleo era un recurso escaso y que se agotaría en las próximas décadas.

Todo era una mentira



Gracias @Riveros

2 comentarios:

Mario Amigo Vargas dijo...

Esto si que es una nota "REBEL",!!!
así me gusta!

Anónimo dijo...

buena columna cabros!

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...